La provincia de Ávila ofrece un turismo de interior de calidad y variedad, donde podrás disfrutar de cultura, gastronomía, actividades de ocio en la naturaleza y una gran oferta en casas y alojamientos rurales para descansar plácidamente. Una verdadera alternativa para los que buscan algo diferente.


Gastronomía:

La gastronomía de la provincia de Ávila es rica y variada, con muchos platos típicos y abundantes productos singulares. Cuenta con dos Denominaciones de Origen, las Judías de El Barco de Ávila y el Chuletón IGP Carne de Ávila.


Paisajes y Naturaleza: 

La impresionante Sierra de Gredos y el peculiar Valle de Iruelas albergan verdaderos rincones con encanto en los que practicar actividades de naturaleza, o simplemente admirar la variopinta oferta de fauna y flora de estos enclaves. Se puede llegar a Gredos norte desde el Barco de Ávila o Navarredonda de Gredos, y a la zona sur por Candeleda, Arenas de San Pedro y los pueblos limítrofes.Al Valle de Iruelas es fácil llegar desde los municipios de El Barraco, Navaluenga, San Juan de la Nava y El Tiemblo.


Alojamientos:

En todas las zonas de la provincia se ofrece una magnífica red de casas rurales, que puedes elegir según tus posibilidades y tu gusto.Encontrarás alojamientos de calidad que harán más confortable tu estancia en la provincia de Ávila. 


Semana Santa: 


Ávila es el mejor marco para celebrar los misterios religiosos en el dramatismo de la Semana Santa, con su exigencia de austeridad y silencio.El Jueves Santo, en Navaluenga, se puede admirar una expresión tradicional religiosa como los Romances.


La Trashumancia: 

La Trashumancia es una tradición que se remonta en Castilla y León a fines del siglo XIII, cuando se crea la Mesta y se le concede un reconocimiento jurídico, y que sigue siendo muy practicada en las sierras abulenses. Cuando comienzan el frío y las nieves, los ganaderos se agrupan para bajar el ganado a Extremadura, a través de cañadas reales y cordeles. La más espectacular la calzada romana del Puerto del Pico.