Agua, la del río Alberche y sus magníficos parajes; Vino, de las uvas garnachas y albillo de la zona; y... Vida... para perderse y disfrutar de este encanto natural a un paso de Madrid y de Ávila capital. A lo largo del curso del río, cuenta con excelentes playas y espacios de descanso, donde practicar los distintos deportes de agua: natación, windsurf y esquí acuático, piragüismo o vela en el pantano de El Burguillo; y, como complemento, incluso, golf en el magnífico campo de 9 hoyos de Navaluenga, la conocida localidad en la que, en la procesión de Jueves Santo de la Semana Santa, se interpretan los Romances de Lope de Vega.

EL TIEMBLO
En el término municipal se encuentran los famosos Toros de Guisando, figuras zoomorfas labradas en granito y de origen celta. En este lugar Isabel la Católica fue reconocida heredera de Castilla por su hermano Enrique IV (1468).

En las inmediaciones del Tiemblo, se encuentran El Charco del Cura y el Castañar del Tiemblo, una maravilla de la naturaleza. Para visitarlo hay que pedir permiso en el Ayuntamiento.

EL BARRACO
El nombre de “Barraco” parece provenir de un verraco celta hallado en esta villa. Aquí ha florecido en los últimos años una interesante industria peletera, y el pueblo aparece salpicado de tiendas donde pueden adquirirse artículos de piel de gran calidad.

En el pantano del Burguillo, puede tomar el sol y comer en los abundantes merenderos y restaurantes, practicar deportes acuáticos... y disfrutar del paisaje. Rodeando el embalse llegamos al Valle de Iruelas, paraje ecológico sin par, bien equipado para el turismo rural. En la salida hacia Ávila, el Museo de la Naturaleza.

CEBREROS
Famoso por sus vinos (uva albillo, sol y buenas temperaturas). La Iglesia parroquial se le atribuye a Herrera, pero lo que más llama la atención son las ruinas del convento franciscano de estilo gótico isabelino, las bolas o “perlas” de piedra,  ornamentan el conjunto. Actualmente acoge el Museo Adolfo Suárez y la Transición. A las afueras una hermosa ermita en perfecta armonía con el paisaje: la ermita de Valsordo (S.XVI), y muy cerca un bello puente románico.



BURGOHONDO
Goza de un particular microclima que hace posible una enorme profusión de frutas y legumbres. Sorprende la Abadía de Nuestra Señora de la Asunción, de origen románico, su Iglesia es del más puro estilo románico del S. XII, y una de las más antiguas de Ávila.



NAVALUENGA
Es un pueblo eminentemente turístico, que goza del galardón del premio C de Castilla y León concedido en 1998. Es pionero en la provincia en instalaciones de turismo rural y empresas de turismo activo. Goza en la actualidad de un magnífico campo de Golf, piscinas naturales, de buenas rutas para practicar senderismo.