El Valle del Tiétar es la comarca abulense de clima más cálido. Se sitúa en la zona más meridional de la provincia, lindando con Extremadura y protegida del frío por la Sierra de Gredos.

Este Valle es el escenario de un paisaje lleno de contrastes. La floración de los cerezos durante los meses de marzo y abril constituye una maravillosa explosión cromática, en la que se funden la blancura de las cumbres nevadas de la Sierra, los verdes de la vegetación de sus laderas y el blanco, repentino y exuberante, de los cerezos en flor de El Hornillo y El Arenal.

Un marco incomparable los constituyen los pintorescos pueblos que conforman esta comarca. Las Cinco Villas, El Arenal, El Hornillo, Poyales del Hoyo y Candeleda, son algunos de los municipios donde podrá disfrutar, no sólo del encanto de sus calles de piedra y sus floridos balcones, sino también de los más exquisitos productos de la tierra.

La visita continúa por Arenas de San Pedro y Las Cuevas del Águila, una espectacular maravilla de la naturaleza, compuesta por formaciones calcáreas colgantes (estalactitas) y concrecciones de salpicadura (estalagmitas).

Lanzahíta y Pedro Bernardo son también puntos de interés de nuestra ruta, pueblos con encanto, en los que disfrutar de su variada gastronomía y de las inigualables vistas desde Pedro Bernardo también llamado “El Balcón del Tiétar”.


La ruta finaliza con los pueblos de la vertiente éste del Valle, entre los que destacaremos Piedralaves, con su increíble arquitectura popular, La Adrada y su castillo, que alberga el Centro de Interpretación del Valle del Tiétar, y Sotillo de la Adrada