La Comarca de la Moraña es parte de la meseta castellana de llanuras infinitas, cuna de ilustres y nobles personajes.

La Moraña (tierra de moros) está repleta de arte múdejar, inevitable testimonio de la influencia musulmana en este territorio. Viajando por sus tierras descubrimos una interesante amalgama de pequeños pueblos con encanto.

Arévalo y sus iglesias, cada una de ellas con un encanto particular, Madrigal de las Altas Torres, con su muralla, convento, palacios renacentistas, Monasterio..., y Fontiveros, cuna de San Juan de la Cruz.

En muchos de estos pueblos podemos hacer un alto y reponer fuerzas degustando sus platos típicos como el tostón de Arévalo, cordero lechal, cocido Morañego, sopas de ajo, jamones de Crespos, quesos de oveja de Palacios de Goda, embutidos de la tierra, dulces, mantecados, bollería.



Naturaleza en la Moraña.

Aunque la comarca de La Moraña es conocida principalmente por su entorno estepario, esta llanura cerealista está salpicada de numerosos lavajos y pequeñas lagunas que sirven de refugio y lugar de descanso a gran cantidad de aves migratorias.

El paisaje morañego aparece también salpicado de importantes masas forestales de pinos y alamedas en los ríos y arroyos. Entre su fauna debemos destacar la avutarda que habita en estas llanuras inmensas, así como la ganga, la ortega, el sisón o el aguilucho cenizo.
 
La Laguna de El Oso, es una Reserva Ornitológica compuesta por un par de lagunas esteparias que se encuentran dentro del término municipal de El Oso. La Reserva Ornitológica se encuentra ubicada en plena llanura cerealista, rodeada de grandes manchas de pinares, lo que incrementa el número de especies que se pueden observar en los alrededores de la Reserva.